inicio novedades historia revisiones taller galeria enlaces mapaweb
Tractor T-20 Komsomolets: Derrotero histórico y modelístico

Este artículo fue publicado en varias entradas de mi bitácora SCALARIA, entre los años 2011 y 2013. Aunque no trata propiamente de técnicas modelísticas, lo publico aquí completo con ligeras modificaciones para facilitar su lectura y como posible punto de partida para cualquier modelista interesado en este vehículo soviético.


ÍNDICE
Introducción
La Guerra de Invierno
Barbarroja
Ford Rusec de Captura
Las variantes
Epílogo modelístico

Addenda Mayo 2013
Addenda Agosto 2014
Addenda Enero 2016

INTRODUCCIÓN

Los años 30 supusieron para el Ejército soviético un gran impulso en el proceso de mecanización que había comenzado de manera incipiente en la década anterior. La cúpula militar comprendió pronto que la movilidad y rapidez en el campo de batalla serían claves en futuros conflictos. El problema mayor al que la industria autóctona se enfrentaba era la ausencia de tecnología propia y por ello la falta de gérmenes desde donde poder desarrollar nuevas ideas y proyectos. El problema no era sólo militar: sin una industria adecuada, organizada y eficiente, el país no podría desarrollarse. Faltaba maquinaria agrícola y vehículos de transporte en un país inmenso cuya masa de población era rural y se movía aún con tracción animal por caminos de tierra, intransitables en el largo invierno ruso.

La importación de tecnología militar, vedada por el embargo del mundo capitalista, se hizo en un principio a cuentagotas y con el pretexto de adquirir material de uso civil (camiones y tractores, sobre todo). Los ejemplares suministrados solían ser escasos para no levantar sospechas en un apaciguado Occidente, que no creía capaz a la URSS de desarrollar una tecnología militar propia susceptible de poner en riesgo la estabilidad en Europa, al menos a corto o medio plazo. Sin embargo, estos pocos vehículos fueron desmontados y estudiados concienzudamente por los ingenieros rusos. Casi de inmediato, la industria comenzó a crear sus propios modelos, en un principio como copias más o menos afortunadas de los originales extranjeros. El objetivo primordial era la fabricación rápida, barata y en masa dentro de las directrices marcadas en cada plan específico por la dirección comunista. En una fase posterior, y ya que el número de modelos importados impedía un número de pruebas ilimitado, la estrategia del gobierno se centró en crear fábricas de componentes en el propio país. Así, el acuerdo que los soviéticos alcanzaron con el ingeniero norteamericano Christie para la fabricación de sus diseños en la URSS dio origen a toda la serie de carros BT (BT-2, BT-5 y BT-7). Otro acuerdo con el fabricante Ford aportó la tecnología necesaria para que GAZ pudiera producir camiones y automóviles de varios tipos.

En estas coordenadas históricas se sitúa la creación del primer tractor de artillería propio del RKKA (Ejército soviético): el Pionero (Pioneer), diseñado en 1935 a partir del tractor norteamericano Marmon-Herrington y dotado de un motor Ford V-8. Este mismo motor y suspensión derivaban a su vez del pequeño carro anfibio T-37A. En 1936 el diminuto Pionero de sólo 1.500 kilos de peso y con una velocidad máxima de 50 km/h fue puesto en producción. Se trataba de un vehículo pequeño y estrecho, capaz de transportar hasta 500 kilos de carga, con el puesto de conducción situado sobre la caja de cambios. Tras él había seis asientos para la dotación del cañón (normalmente una pieza anticarro de 37 mm. Modelo 1930, o una similar de 45 mm. Modelo 1932 u otra de infantería de 76’2 mm. Modelo 1927). La fabricación continuó en 1937 en dos variantes B-1 y B-2, esta última con tripulación de dos hombres.

El desarrollo del Pionero y el Komsomolets fue tan parejo y rápido como el del pequeño carro anfibio  T-37, que pronto dio lugar a  los modelos T-37A y T-38. De hecho, el motor y la suspensión del Pionero derivaban directamente del T-37A. Al aparecer el T-38, muy similar a su antecesor incluso en sus carencias, se aprovechó para desarrollar el tractor Pionero en un vehículo más grande, con mejor diseño y más protección. A fines de 1936 el ingeniero N.A. Astrov tenía sobre su mesa el diseño del T-20, así de veloz fue la ejecución de esta serie de vehículos. Para empezar, se alargó el chasis y la transmisión, de modo que en lugar de un único carretón de dos ruedas a cada lado, el T-20 incorporaba dos. Igualmente los rodillos de retorno pasaron de uno a dos por lado. La falta de protección del Pionero se intentó solucionar ensanchando el vehículo e incorporando una cabina frontal de planchas de 7 a 10 mm. remachadas que alojaba al conductor y al ametrallador. Dada la proximidad de la artillería anticarro al enemigo, se consideró prioritario montar armamento defensivo, compuesto por una ametralladora DT de 7’62 mm. alojada en un montaje de bola en el mantelete frontal. El motor era un GAZ M-1 de gasolina y 50 caballos de potencia. La caja de cambios era de cuatro velocidades (tres adelante y una hacia atrás) y la transmisión poseía un desmultiplicador, tomado del camión GAZ AAA de tres ejes, que permitía incluso dos tipos de tracción: remolque o transporte. Podía arrastrar hasta 3.000 kilos, alcanzaba los 15-20 km/h en carretera y entre 8 y 11 km/h campo a través, giraba en un radio de sólo 2’4 metros. También era capaz de salvar trincheras de 1’4 m. de anchura, vadear hasta 60 cm. de agua y sobrepasar 47 cm. de altura.  Curiosamente, el ametrallador también tenía controles gemelos en su puesto en caso de muerte del conductor.

El T-20 se construyó en tres versiones, más distinguibles por el mantelete de la ametralladora y el diseño de la ventilación trasera del motor.

El vehículo inicial, Modelo 1937 tenía la ametralladora en un mantelete cuadrado que sobresalía de la plancha frontal. La ventilación del motor en la parte trasera era grande y en forma de persiana. El arranque en forma de palanca estaba también detrás.

El modelo intermedio, Modelo 1938, tiene dos variantes. En la inicial, la ametralladora iba en un montaje de bola grande con refuerzo redondo, mientras que en la final, este refuerzo era ovalado. El arranque manual en este modelo se situó delante y la ventilación trasera del motor se compone de varios rectángulos pequeños de malla situados en la parte superior.

Por último el Modelo 1940 era casi idéntico al anterior, y en realidad sólo es distinguible porque las escotillas de la tripulación tienen las esquinas más claramente redondeadas que en los otros modelos. En ocasiones los orificios de ventilación también se sitúan a los lados de la parte trasera. El mantelete de la ametralladora incorpora una mirilla ovalada.

Los dos modos de conducción del motor GAZ M-1 (tracción o transporte) eran una consecuencia técnica de las dos misiones a las que estaba destinado por el RKKA: tractor de artillería o transporte de munición y suministros. En la primera función se le destinaba a remolcar piezas de 45 mm. anticarro (unidades contracarro), piezas de campaña regimentales de infantería de 76 mm. (unidades de infantería) e incluso morteros pesados. Es por eso que en las fotos de época se pueden apreciar ejemplares con o sin bancos para la dotación del cañón. En algunos casos también hizo de transporte improvisado de fusileros, como en la imagen de arriba.

Para soportar las temperaturas del crudo invierno ruso, los diseñadores añadieron un toldo (en las imágenes parece ser impermeable) soportado por una estructura ligera de barras que se podía desmontar. Este toldo llevaba ventanillas traslúcidas. Las fotos de época, sobre todo las tomadas en el frente, parecen indicar que también se fabricaba de material grueso contra el frío y que los pequeños ventanucos no iban siempre cubiertos, bien porque se entregaban así o por descuido en las unidades. Las dos imágenes de arriba y la de abajo a la izquierda parecen más propaganda que realidad. La de abajo a la derecha refleja mucho más las duras condiciones del invierno y el aspecto real de estas coberturas. Lo mismo ocurre en las imágenes captadas por los alemanes, que trataré en su lugar.

Hay quien dice que el soporte tubular del toldo hacía las veces también de antena. Yo dudo que esto fuese así, incluso iniciada la guerra mundial. Con la excepción de las versiones de mando, los carros soviéticos no solían incorporar radio en los años anteriores a la guerra y mucho menos los tractores de artillería. Para desmentirme,  he conseguido una foto (que publico más abajo) de dos Komsomolets dotadas de radio, pero no tubulares sino de antena, aunque parece tratarse de T-20 capturados por los finlandeses.

Como he mencionado ya, una de las armas remolcadas por los Komsomolets era el cañón anticarro Modelo 1938. Este cañón era muy similar (una copia mejorada) al alemán PAK 36 de 37 mm., pero el ruso era de 45 mm. Este arma tuvo dos versiones, el Modelo 1938 tenía el tubo corto y ruedas con radios al inicio de la guerra mundial, posteriormente se fabricó el Modelo 1942 de tubo largo y mismo calibre,  generalmente dotado de ruedas sin radios procedentes de camiones GAZ. Junto al cañón la dotación se completaba con un pequeño armón de dos ruedas para transportar la munición y otros suministros. En la imagen un T-20 intacto ha caído en manos alemanas tras ser abandonado por su tripulación.

Otras dos imágenes de Komsomolets rusas a plena carga. En la de arriba parece tratarse de unas maniobras de preguerra por los cascos de los soldados y es curiosa porque el tractor lleva dos armones. En la de abajo, la dotación carece de protección en pleno invierno.

En realidad no había uno sino dos modelos de armón, uno sencillo y otro doble. He logrado dar con este dibujo de ambos. Se trata de dos armones fabricados al parecer ex profeso para el vehículo y el cañón en 1937. Aunque parecido, el de arriba no tiene nada que ver con el que vende MiniArt a escala 1/35, que es para un cañón ZIS o similar de mayor calibre. Obsérvese que las ruedas de radios son idénticas a las que solía llevar también el cañón anticarro.

LA GUERRA DE INVIERNO

Cronológicamente, el bautismo de fuego del T-20 tuvo lugar en la llamada Guerra de Invierno contra Finlandia, un conflicto que, pese a su corta duración (30 de noviembre de 1939 – 13 de marzo de 1940), tuvo grandes repercusiones especialmente para los rusos. Stalin, tal vez animado por sus fáciles éxitos contra los japoneses en Manchuria el verano anterior, lanzó casi 1 millón de hombres, entre 2.500 y 6.500 carros y otros vehículos de transporte (según la fuente) y más de 3.000 aviones contra su vecino, esperando tener ocupado el país para finales de año. Las cosas fueron mal y el temible Ejército Rojo quedó en evidencia a los ojos del mundo. No sólo se perdieron más de 300.000 hombres por unos 70.000 finlandeses (casi 5 a 1), sino ingentes cantidades de material de todo tipo. La propaganda finlandesa, en busca del apoyo exterior, sacó provecho de aquel desastre y hoy día son multitud los vídeos e imágenes en internet que pueden verse sobre este conflicto.

No es de extrañar esta abundancia de imágenes de T-20 finlandeses, ya que ha sido este país el que mejor ha conservado este vehículo, operativo en su ejército hasta los años 60. Hoy día el Museo de Parola posee el único ejemplar aún en funcionamiento. Por las fotos se puede deducir que los finlandeses adaptaron los T-20 capturados a sus necesidades, mejorándolo en lo posible como hicieron con otros vehículos rusos. En especial, es de notar el recorte angulado de los guardabarros delanteros, el cambio de los bancos acolchados por otros más simples de madera (quizá debido a su desgaste), el cambio de faros y la ausencia de la ametralladora en muchos de ellos. Esto no ocurre en todos los casos, pero muchas imágenes son coincidentes. Las mismas imágenes también nos indican que los T-20 fueron usados para entrenamiento de tripulaciones, transporte y, como no, tractores de artillería.

Dos imágenes tomadas en 1940. A la izquierda, un T-20 inicial sin armamento ni faros y con guardabarros recortados. A la derecha, una imagen muy conocida del vehículo rotulado harjoitusvaunu (Carro de Entrenamiento) igualmente con guardabarros en ángulo y faros originales rusos.

Otros dos vehículos y sus tripulaciones, al parecer de entrenamiento. El de la derecha muestra guardabarros recortados y un curioso faro improvisado.

Dos más. A la izquierda un T-20 fotografiado en 1945 con faro diferente. Obsérvese el cambio de marcas nacionales (círculo en lugar de esvástica). A la derecha un ejemplar inicial con matrícula conservado hoy en Finlandia. El gancho de arrastre es también improvisado.

Arrastrando piezas de artillería. Izquierda: unidad entrenando con un cañón que debía ser de época napoleónica por lo menos. Muy curiosos son también los uniformes. Derecha: una imagen digna de un diorama o escena. Tripulantes cansados con otra pieza sacada del baúl de los recuerdos.

Esta última imagen la incluyo aquí porque creo que también muestra dos T-20 finlandesas capturadas dotadas de radio. En principio pensé que podría tratarse de una imagen posterior a la Guerra Mundial, ya que como comento arriba, los T-20 se usaron en el ejército finlandés hasta mucho más tarde, pero finalmente lo he descartado por las bocinas rusas. El ejemplar de la derecha lleva además los faros originales más adelantados.

BARBARROJA

Según algunos historiadores, Stalin sacó consecuencias del desastre en Finlandia y reparó en el error cometido al eliminar por razones políticas a la mayor parte de la oficialidad más capaz del Ejército Rojo antes de iniciar aquel conflicto. De inmediato se intentó reorganizar la estructura de las unidades y cubrir los huecos dejados por las enormes pérdidas de la Guerra de Invierno.

El horror de la guerra. Arriba: Dos alemanes observan con aprensión los restos de un tripulante ruso calcinado al intentar abandonar su vehículo. Abajo: Tripulantes muertos en una cuneta al paso de vehículos alemanes.

Hasta julio de 1941, momento en el que pasó a dedicarse a la producción de carros ligeros, la Planta Nº 37 había entregado un total de 7.780 T-20 desde el inicio de la producción en serie. Esta factoría recibía piezas por un lado de la Fábrica de Tractores de Stalingrado, y por otra de la Fábrica de Automóviles de Gorki. En enero de 1941 el Ejército Rojo disponía de 4.401 ejemplares, esto representaba un 20’5% de su flota de vehículos no acorazados. A mediados de ese año cada división de infantería poseía (al menos nominalmente) unos 21 tractores. La cantidad total de existencias declinó rápidamente al comenzar la guerra con Alemania y así en septiembre de 1942 quedaban unos 1.662, en enero de 1943 el saldo era de 1.048 y de sólo 500 antes de 1945. Estas cifras sólo indican la cantidad de vehículos perdida por el Ejército Rojo, pero no distinguen entre vehículos destruidos, averiados o capturados por los alemanes. Por otra parte, la cantidad decreciente también está directamente relacionada con el hecho de que el T-20 se dejó de fabricar justo antes de empezar la guerra, por lo que las bajas no se reponían.

Gran parte de las bajas iniciales durante el verano de 1941 resultaron del mal uso llevado a cabo por las propias unidades soviéticas. En ocasiones desesperadas, los T-20 eran empleados como tanquetas contra la infantería enemiga o, ante la ausencia de mejores medios de remolque, arrastraban piezas de artillería con peso muy superior a su potencia, lo que provocaba averías frecuentes. Hacia el invierno de 1941-42, tras la organización de diferentes unidades partisanas que combatían tras el frente alemán ocultas en bosques y zonas pantanosas, los T-20 que pudieran recuperarse fueron de gran utilidad como simples medios de transporte en dichas zonas.

Debieron ser centenares los T-20 capturados durante el avance de la Operación Barbarroja a juzgar por la multitud de fotos conservadas del bando alemán, muy valiosas casi en su totalidad, ya que muestran cómo fueron empleadas. Estas dos fotos muestran dos ejemplares del Modelo 1937 capturados posiblemente en los primeros meses de guerra. La ausencia de marcas o cruces alemanas pintadas puede ser una pista. Además la de la derecha lleva una bandera como marca improvisada de reconocimiento aéreo.

Una foto interesante. Dos T-20 Modelo 1940 en manos alemanas, parecen recién capturadas. Las marcas, muy probablemente realizadas con tiza o pintura blanca, parecen alemanas y el número 24260 se pintó tanto en horizontal como en vertical. Estos “graffitis” quizá sirviesen para identificar las circunstancias de su captura o la unidad de la Wehrmacht que la realizó o a la que se destinó. Lo curioso son los toldos, quizá las tripulaciones rusas los usaron para protegerse del sol (suponiendo que la foto fuese tomada durante el verano del 41).

Al parecer, la primera referencia oficial alemana al T-20 como vehículo integrado y homologado en el ejército alemán la hace un documento (Document Kennblatter fremden Geraats D-550/12) fechado el 1 de junio de 1942. Para los alemanes, el Komsomolets pasó a denominarse oficialmente Gepanzerter Artillerieschlepper-630 (r). Siguiendo la nomenclatura adoptada, la letra entre paréntesis indicaba el origen del vehículo capturado, en este caso (r) de russische (ruso). Las cruces gamadas alemanas aparecen pintadas de dos formas, bien de manera completa (cruz negra con resalte blanco) o sólo con los ángulos blancos. Normalmente se pintaban en el frontal y los lados de la cabina de conducción, por encima incluso de las mirillas. En la foto de la derecha, el T-20 de estos atildados tripulantes fue bautizado “Peter”. Obsérvese el faro Notek añadido en el de la izquierda.

T-20 con diferentes marcas tácticas, posiblemente de unidades de transporte o adiestramiento. Hay que destacar el faro grande improvisado en la imagen de la izquierda, bien podría pertenecer a un camión o similar.

Las imágenes conservadas nos muestran a los Artillerieschleppers-630 en diferentes funciones. En estas fotos puede verse cómo fueron empleados para desatascar vehículos no blindados o como simples transportes de suministros.

Naturalmente, también se empleó como tractor de artillería. Esta foto es sencilla pero espectacular y da idea de la potencia que podía desarrollar un tractor de tan escaso porte. Aquí lo vemos arrastrando un sIG 33 de 15 cm, pieza que pesaba unos 1.800 kilos, más su impedimenta y dotación subida en un carro.

FORD RUSEC DE CAPTURA

El tractor T-20 no sólo fue empleado por los ejércitos de Finlandia y Alemania. Rumanía, aliado del Eje, también se llevó su parte en el desastre ruso de 1941-42. Parece que fueron varias docenas los que los rumanos capturaron, pero muchos de ellos despojados del motor antes de ser abandonados para evitar precisamente su uso en manos enemigas. Sin embargo, los rumanos se las ingeniaron para repararlos llevándolos a la propia Rumanía. Dado que el motor del T-20 era en origen una copia de un motor Ford con licencia, no fue difícil dotarlo de repuestos en la Fabrica de Autocamioane Ford-Romana de Bucarest, ya que los rumanos también habían adquirido licencias del fabricante norteamericano para producir vehículos en su país. Según las fuentes rumanas, 34 tractores T-20 fueron remodelados entre la primavera y el otoño de 1943. La Factoría Rogifer de Bucarest se encargó de la parte principal del trabajo, mientras que la planta Parvan Marian los dotó de enganches para remolcar el cañón anticarro alemán PaK 38. La designación de estos vehículos en Rumanía fue Ford Rusec de Captura (Ford ruso capturado).

En el verano de 1944 el Cuartel General de las Tropas Mecanizadas asignó seis vehículos a cada una de las siguientes unidades: Regimientos de Artillería 7º, 24º, 28º y 29º, así como al 2º Regimiento de Carros. Se reservaron 4 para la 5ª División de Caballería Motorizada, por entonces en plena reorganización. En agosto de 1944 y los meses siguientes todos ellos fueron destruídos o capturados por los soviéticos en el frente de Moldavia.

La imagen de la izquierda muestra varios T-20 en lo que parece ser su puesta de largo oficial. Fue tomada el 10 de mayo de 1943 en Bucarest y muestra sin duda las primeras unidades del vehículo reparadas en fábricas rumanas. La foto de la derecha está tomada en Crimea en 1942 y, pese a su mala calidad, se aprecia un T-20 capturado por fuerzas rumanas.

LAS VARIANTES

Durante el invierno de 1941, y con los alemanes cada vez más cerca de Moscú, los rusos intentaron aprovechar los vehículos que no habían sido aún presa de la Wehrmacht para improvisar una defensa medianamente efectiva de la capital. Para dotar de mayor movilidad a los cañones anticarro, el ingeniero V. G. Grabin (posteriormente diseñador también del cañón ZIS-3) había creado ya en agosto del 41 un vehículo híbrido que aprovechaba el chasis del T-20 Komsomolets para montar sobre él un cañón ZIS-2 de 57 mm. La fábrica encargada de la producción del SU-57, denominación oficial del vehículo aunque es más conocido como ZIS-30, fue la Planta Gorki Nº 92. Mientras los alemanes avanzaban en todo el extenso frente ruso de norte a sur, la producción del ZIS-30 no dejó de tener problemas debido tanto a la falta de chasis como de cañones, que se enviaban a toda prisa a los campos de batalla. Finalmente sólo se fabricaron unos centenares de ellos.

El diseño ruso variaba del alemán que describo más abajo no sólo en el armamento sino también en que respetaba la cabina de conducción original del T-20 con dos escotillas para los tripulantes. La modificaciones se centraron especialmente en la parte trasera del vehículo, donde hubo de hacerse sitio a la pieza y a dos artilleros (un apuntador y un cargador) retirando los bancos originales. La posición centrada longitudinalmente de la pieza artillera sobre el chasis parece indicar que no se quiso sobreelevar aún más el perfil del vehículo, cosa que hubiese pasado de haberse colocado sobre la cabina, y también que se intentaba aminorar el efecto del retroceso sobre el chasis, al tratarse de una pieza de medianas proporciones y tubo largo. A tal efecto, el ZIS-30 contaba así mismo con dos soportes traseros que calzaban al vehículo y evitaban su vuelco. Las fotos (al menos las que conozco) muestran sobre todo el vehículo en paisajes otoñales o invernales, al parecer (y esto es especulativo por mi parte) desplegados en defensa de la capital rusa.

Varias imágenes de ZIS-30 abandonados o destruidos. El vehículo de arriba a la izquierda es el único que parece estar camuflado en un esquema tricolor típico de otros vehículos soviéticos, como los T-34, usado en el periodo correspondiente a la defensa de Moscú.

Detalle de otro ZIS-30 con camuflaje trcolor (arena, marrón rojizo y verde). En ocasiones los perfiles son erróneos, pero este no parece ir muy descaminado. En este artículo he incluido tres fotos de estos vehículos camuflados. Aunque las fotos no son muy buenas, parecen vehículos distintos si nos guiamos por las manchas en el chasis y el cañón.

Imagen propagandística para subir la moral y resistir a toda costa: un ZIS-30 listo para abrir fuego a la voz de su comandante. Se puede intuir la posición sentada del apuntador y cargador sobre el chasis, ayudados por dos camaradas. Obsérvese la posición improvisada hecha con troncos. La pieza y su comandante no miran en la misma dirección. Si lo hicieran, el dramatismo de la cara del comandante no aparecería ante el objetivo.

Por su parte, los alemanes también aprovecharon el T-20 para transformarlo en un cañón móvil. Estos vehículos híbridos germanos que emplearon chasis foráneos son bien conocidos. Algunos de ellos se fabricaron en serie y otros fueron más improvisados, especialmente por las tropas que combatían en Rusia. El vehículo alemán basado en el T-20 recibió el pequeño (y por entonces desfasado) PaK 35/36 de 37 mm. Al contrario que en el caso ruso, el cañón alemán fue montado aprovechando la superestructura de la cabina. Por ello, se le soldaron las escotillas superiores y se le abrió otra para el conductor y ametrallador (si lo había) en el lado izquierdo que consistía en realidad en una portezuela practicable de la misma forma y dimensiones de la cabina del Komsomolets. El escudo del cañón se aumentó a cada lado soldando planchas adicionales para aumentar la protección de los artilleros, más expuestos al estar la pieza elevada y no sobre el suelo, donde ofrecía menos perfil. Este vehículo  no recibió una denominación realmente nueva sino que se le consideró una variante del Artillerieschlepper-630 (r): 3’7 cm PaK auf Gepanzerter Artillerieschlepper 630(r) (cañón de 3’7 cm sobre Tractor de Artillería 630 (r)). Curiosamente, en las dos fotos de arriba puede verse la portezuela de la cabina abierta. La imagen de la derecha es muy interesante. Los viejos dueños vuelven, tropas rusas dejan atrás un Artillerieschlepper-630 averiado y abandonado por su tripulación.

Una rara avis que ignoro de dónde procede, cuándo se tomó o cómo se llamaba este vehículo. Lo único seguro es que se trata de un Komsomolets muy modificado camino de algún lugar, subido a un vagón de tren. La parte trasera va blindada y la foto nos permite suponer la existencia de una escotilla superior y otra ametralladora en el lado derecho. Bien podría ser un vehículo de reconocimiento o de lucha antipartisana. Como curiosidad, no tiene marcas o numerales visibles y su armamento es una mezcla de ametralladoras rusas y alemanas. Ignoro qué función tenía ese dispositivo colocado a proa, ¿un foco?. Un vehículo híbrido tan interesante como intrigante.

EPÍLOGO MODELÍSTICO

Como colofón a este artículo, vamos a echar un vistazo a lo que hay disponible para hacer una maqueta del T-20, al menos a  lo que yo he encontrado a escala 1/35 y 1/72. Vaya por delante que, a día de hoy (mayo 2012) y mientras a ningún fabricante le dé por sacar algo más decente (no perdamos la esperanza), hay que currárselo.[*Ver Addenda Mayo 2013 más abajo].

  • ESCALA 1/35

La maqueta de AER Moldova en sus dos ediciones, la más reciente a la derecha. Idénticas ambas incluso en las calcas. Las piezas son gruesas en su mayoría, el plástico deja que desear y para colmo las piezas fueron moldeadas muy próximas a los bastidores, por lo que hay que sacarlas con sierra de fotograbado (y aún así algunas se parten). AER mezcló varios modelos del T-20 en esta maqueta, la rejilla trasera es del Modelo 1937 (inicial), mientras que el mantelete de la ametralladora es del Modelo 1940 (final). Defectos fundamentales para montarla: la plancha delantera del chasis es corta, lo mismo que la frontal de la cabina. También lleva todas las escotillas cerradas, una pena porque podrían dar mucho juego. Lo más aceptable es el tren de rodaje y las calcas, que permiten hacer versiones rusas, finesas y alemanas. La maqueta se puede montar tal cual, pero siempre que no busquemos rigor técnico e histórico, para eso hay que meterse en berenjenales. Esto es un Land Rover antiguo, no un Mercedes Clase E, quede claro.

Revisión de esta maqueta con fotos. Cuando la publiqué era más joven, más optimista y más indocumentado. Sin duda tenía que haberme graduado la vista antes.

Otras dos secuelas de Toga e Eastern Express. Por las fotos que he visto son el mismo molde de AER Moldova y, obviamente, comparten defectos. No hay que hacerse ilusiones con el cañón que aparece en la caja de Toga. Los colores de la ilustración ya nos advierten de lo que contiene y lo que no. Desconozco qué calcas traen ambas.

Secuela de la rumana Parc Models con la misma caja de AER. Sobran comentarios. Las calcas incluyen versión rusa y finesa, no sé si también alemana o incluso rumana.

La marca rusa Maquette tenía la única maqueta del ZIS-30 en plástico a esta escala. Desgraciadamente, la sombra de AER es alargada. Se trata en realidad de un mejunje de dos maquetas: el T-20 de AER (la parte inferior del chasis lleva grabado su logotipo)  más el cañón ZIS-2 que la propia Maquette tenía en su catálogo por separado. Este cañón de Maquette también deja mucho que desear y no está a la altura de los tiempos modelísticos. Cabría estudiar la posibilidad de sustituirlo por el de MiniArt, mucho más reciente y quizá mejor detallado (no lo conozco).

Las maquetas de resina no me atraen mucho a causa del material y el precio, por ello no las llevo tan al dedillo. No obstante he encontrado un ZIS-30 de Best Value Models (referencia 35062) que tiene muy buena pinta, aunque los alrededor de 60 euros que vale echarán para atrás a más de uno (servidor entre ellos).

En el apartado de calcas a esta escala sólo he encontrado las de Wiking Decals, que tienen algunos añitos a sus espaldas (1996). Son para decorar cuatro versiones finlandesas (Finnish Army 1941-1944), entre ellas el conocido Komsomolets rotulado harjoitusvaunu que ya aparece en la hoja de AER Moldova.

  • ESCALA 1/72

No hay mejor suerte en la escala pequeña. Algunas de las que he encontrado son también de AER. El T-20 trae además el cañón anticarro, pero no el armón. Algo es algo. Estas maquetas no las conozco ni he visto fotos del contenido. Podría equivocarme, pero no hay más que ver al hermano mayor para saber que en la marca se les ve la villanía.

La marca polaca Armo fabrica estas tres maquetas del T-20 a esta escala pero en resina. Ni idea de cómo andarán de montaje, aunque el detalle no parece nada del otro jueves. Debo esta información a Roberto en Polonia. Mil gracias.

Esto es lo que ofrece el panorama modelístico hoy. Casi no hay más alternativa que hacer la de AER o hacer la de Parc Models, que viene a ser lo mismo. Siempre caben dos últimos recursos: montarse uno mismo la maqueta a escala, como hizo este valiente (no apunté su nombre) hace años en el foro de Track-Link, o rogar a San Estireno, benéfico patrón del modelista, para que HobbyBoss, MiniArt o alguno de estos (Tamigawa no está por la labor) nos traigan alguna vez un T-20 en condiciones. No comprendo cómo se les ha olvidado a los fabricantes un vehículo tan importante del arsenal ruso. Será que es pequeño y se ve poco.


ADDENDA MAYO 2013

En ocasiones y de forma inopinada, salta la liebre y uno encuentra lo que no iba buscando. Estas fotos, desconocidas en su mayoría para mí, las encontré en el portal Army.lv y han sido publicadas en Scalaria por capítulos. Para completar el artículo anterior, añado aquí una selección de las más interesantes siguiendo en lo posible las mismas secciones cronológicas y la secuela modelística del artículo original.

T-20 SOVIÉTICO

Esta es la más antigua de la serie. Ya la conocía, pero con menor calidad. Debió de tomarse en la Plaza Roja allá por 1937. Los T-20 no arrastran cañones de 45 mm. (que quizá estarían fabricándose por entonces) sino una versión mejorada del cañón de 76’2 mm. 76 LK 13. De esta pieza, cuyo peso rondaba los 900 kilos, la infantería tuvo dos modelos distinguibles por las ruedas de radios o macizas (en la imagen, de radios). Cada regimiento de infantería poseía 6 cañones de este tipo en la época. El modelo del tractor es el inicial, fácilmente identificable por el mantelete saliente y cuadrado de la ametralladora. Los faros en color negro, habituales en muchos vehículos rusos. Puede decirse que esta imagen es la puesta de largo del T-20.

Dos imágenes que podrían corresponder ya al periodo de las guerras con Finlandia o Alemania, aunque he querido pensar que son anteriores. En la de la izquierda aparecen Komsomolets del Modelo 2. Obsérvense las escotillas bien cuadradas y brillantes sobre el techo y el doble visor del conductor. Lo que más me choca es la uniformidad del personal. Parece más de los años 20 que de finales de los 30. ¿Alguna unidad especial? ¿Y si son finlandeses? Las hileras de soldados y el material en perfecto estado parecen indicar lo contrario. La de la derecha parece tomada durante unas maniobras si es que no es ya de la Segunda Guerra Mundial.

LA GUERRA DE INVIERNO / BARBARROJA

Difícil es también situar estas fotos invernales, pues podrían corresponder al periodo de la Guerra de Invierno en Finlandia o a la defensa de Moscú a finales de 1941. A la derecha un T-20 rueda sobre la nieve con todo su tren de impedimenta. A la izquierda un ejemplar con toldo abandonado en una cuneta, tal vez fotografiado por los dos ciclistas.

Dos T-20 achicharrados hasta las manillas. La impedimenta se han volatilizado con el fuego. Las tapas abiertas del armón, la caja de respeto y la escotilla del conductor parecen indicar que el vehículo ha sido inspeccionado por los alemanes. Cualquier cosa que se moviese bajo el cielo ruso debió de ser pasto de la Luftwaffe en los primeros meses de la guerra.
Espectacular imagen del frontal de otro chamuscado. Se observan dos impactos (¿aviación?). En esa zona el grosor máximo debía ser de 10 mm. Porta cadena de arrastre y aparece lleno de tierra y ramas, quizá debido a las explosiones próximas. Los soldados alemanes que pasaban en sentido contrario aprovechaban para saquear los vehículos abandonados, como atestiguan muchas fotos del momento. En estas dos imágenes puede verse con claridad los diferentes manteletes de la ametralladora y el perfil de las escotillas. A la izquierda, el modelo 1940 y a la derecha el modelo 1938 final.
Más tractores pillados al descubierto, con su carga por los suelos. El de la izquierda parece saqueado, se ven con claridad las cajas de munición de 45 mm. y los tambores de munición de ametralladora.
Un ejemplar que tiró las patas por alto junto a un camino. Los alemanes del camión han parado a bichear. Pese al toldo chafado, el T-20 no parece en muy malas condiciones. Interesante el reborde de la escotilla sobre el habitáculo que evitaba que entrase agua, detalle casi inapreciable hasta ahora. La plancha frontal parece haberse desprendido, dejando al descubierto lo que parecen los pedales de conducción.

Tripulantes caídos frente a sus monturas. El vehículo de la izquierda pertenecía a una columna. Más allá un camión GAZ está también hecho cisco con las puertas abiertas. Pese a su buen aspecto, este T-20 también debió arder al menos parcialmente in situ. A la derecha, un soldado atrapado bajo el tractor. La secuencia lógica es que el soldado cayó antes de que el vehículo fuese a parar a la zanja. Cabe destacar el casco modelo años 30, anticuado para 1941. La carga de munición del T-20 parece intacta.

Izquierda: otra espectacular e igualmente horrible. El artillero quedó atrapado bajo el tractor al rodar por el terraplén de una cuneta junto con el armón, que aún está enganchado. En la parte inferior parecen observarse más víctimas, como sugieren también los dos cascos. La tapa del motor abierta deja ver una buena parte del mismo. La escotilla derecha de la carlinga se ha abierto totalmente debido al vuelco, pudiendo apreciarse el visor lateral del ametrallador. Derecha: en un paisaje desolado, lleno de T-26 destruidos hasta donde se pierde la vista, un alemán contempla pensativo un T-20 abandonado junto a una laguna. Los alemanes han enterrado piadosamente a dos rusos bajo una cruz.

EN MANOS DEL EJE

Fotografías de distintos tractores T-20 en manos alemanas y, por primera vez, húngaras. Como ya vimos en la primera parte de este artículo, cada unidad alemana pintaba sus marcas identificativas a su manera. Generalmente se trataba de cruces balcánicas de tamaño y grosor diferente, aunque en algunos casos también se pintaron esvásticas e incluso escudos de la Wehrmacht. Las marcas tácticas no eran tampoco infrecuentes aunque las imágenes demuestran que su uso no estaba, ni mucho menos, generalizado.

Respecto al color de los T-20 alemanes, se ha especulado que podrían haber sido pintados en el conocido "gris panzer". Otros dicen que se usaron en su color ruso original. Decidir esto con precisión a partir de fotos en blanco y negro se antoja poco menos que imposible, terreno sujeto a la pura especulación de quien ve lo que quiere ver en dichas imágenes. Por seguir un cierto criterio con algo de coherencia (coherencia que tendrá miles de excepciones), podríamos especular que las imágenes de Komsomolets limpios y con marcas pequeñas probablemente fueron repintados de gris, y aquellos que portan banderas o grandes cruces identificativas continuaron en su color original. Desde el aire y a cierta distancia del suelo, un piloto podría identificar bien la diferencia de color de un vehículo a otro, haciendo innecesarias los grandes signos identificables. A favor de esta suposición está el hecho cierto de que los alemanes solían "uniformar" todos los vehículos capturados al enemigo, incluso cuando el color oficial era de camuflaje a partir de 1943 y el Artillerieschlepper-630 (r) era un vehículo homologado con esta designación en la Wehrmacht. En contra está el hecho, igualmente cierto, de que las unidades alemanas que tomaron parte en "Barbarroja" e iban pintadas de gris, pongamos los Stug, también llevaban grandes banderas con la esvástica para ser reconocidos desde el aire, señal inequívoca de que no era tan fácil para un piloto de caza o bombardeo ver las cosas tan claras.

Más alemanes inspeccionando un T-20 abandonado que lleva una cadena muy gruesa. El ejemplar de la derecha parece listo para ser remolcado camino de la retaguardia alemana. Buena pieza, intacto y con toldo.
Foto curiosa e importante, pues demuestra que también los húngaros usaron el tractor Komsomolets. A la izquierda, oficiales húngaros de cháchara junto a un ejemplar capturado y rotulado "H-924". Se aprecia claramente la cruz amarilla sobre el frontal. La foto de la derecha muestra un T-20 ardiendo de nacionalidad desconocida pero con una matrícula similar ("1H4..."). ¿Sería también húngaro?.
Diferentes tipos de cruces balcánicas para hacerlas visibles a la aviación pintadas sobre los visores e incluso el mantelete de la ametralladora. A diferencia de los finlandeses, los alemanes no recortaban en ángulo los guardabarros originales.
Los guasones de la Kompanie. La foto de la derecha ya ha sido vista más arriba, pero la de la izquierda es nueva y corresponde a los mismos soldados, la misma unidad y tal vez el mismo día. El faro (parece de un camión ruso porque está pintado de negro) y su posición, así como la tapa de relleno del afuste de la ametralladora son idénticos. También son iguales las interesantes marcas de unidad que lleva sobre el guardabarros izquierdo: un “II” sobre unos chevrones blancos. Sobre el derecho, las letras “WL” en lugar de “WH”. Desconozco qué significan.
La Wehrmacht se divierte. Izquierda: un T-20 en muy buenas condiciones y quizá también recién pintado de gris. Aún por asignarle marcas alemanas, pero por si acaso le han colocado la banderita al frente. Con ese tamaño, no creo que pudiese ser reconocido por un piloto alemán ni a 50 metros. Derecha: unos oficiales (?) parecen celebrar su recién otorgada Cruz de Hierro. Sería al tractor más limpio del ejército. Las marcas, impolutas y perfectamente trazadas, y el frontal con escudo, caso único hasta ahora.
Diferentes usos del Artillerieschlepper-630 (r). Arriba a la izquierda, arrastrando un cañón ruso. No sé exactamente cuál (¿Zis-2 o 3?). Dotación artillera “full equip”, con casco y todo. Lo más interesante es la cruz gamada pintada en el interior de la escotilla del conductor. Al abrirla se vería a la legua en tierra (digo yo), pero bastante menos desde el aire. Conserva la ametralladora. Arriba derecha, columna descansando. Dos Komsomolets en misiones de escolta y transporte, al fondo se distinguen un camión GAZ AAA ruso y parece que un Opel Blitz alemán. El primer T-20 lleva cruz gamada bien pintada sobre el lado de la cabina. Abajo izquierda, barro hasta las manillas, toca empujar. Este tractor conserva los asientos en perfecto estado y como identificación sólo lleva una bandera, lo que parece indicar que habría sido capturado recientemente. Abajo derecha, intrigante foto por su ubicación y contexto. El T-20 marcha por una ciudad (se ven los raíles del tranvía) encabezando un desfile de rubicundos “angelitos” de las Juventudes Hitlerianas pertrechados de atambores. Los edificios parecen centroeuropeos y el rótulo de la tienda reza en alemán “Spielwaren” (juguetes). ¿Dónde se tomó la foto? ¿Un T-20 tan a retaguardia? El vehículo lleva las cruces usuales, con la frontal pintada sobre la mirilla del conductor. Hay marcas de unidad sobre el guardabarros izquierdo que no se aprecian bien.
Imagen cuartelera reparando una cadena. Ahora sabemos por qué los finlandeses recortaban los guardabarros de los T-20 en ángulo. Esto les permitía reparar más fácilmente las cadenas, que solían romperse con frecuencia. La primera foto los pilló currando. Interesante esa cruz medio borrada sobre el frontal. En la segunda el personal comienza a escaquearse y el gefreiter mira hacia detrás por si viene el teniente. La cruz gamada, pequeña pero muy bien pintada en negro y blanco bajo el visor.
Fotos curiosas por varios motivos. Esta unidad germana pintaba esvásticas en lugar de cruces gamadas en el frontal, caso insólito hasta ahora. Estos llevaban bien identificables tanto las marcas de unidad como la numeración de sus vehículos. Otras curiosidades son los faros de camión (negros, probablemente rusos) y los retrovisores. El de la izquierda muestra además el soporte para el toldo invernal.
Diferentes cruces balcánicas. A la derecha, dotación de un (acaso) Pak 40 con cascos camuflados. Curioso el faro alargado que bien pudo pertenecer a un automóvil.
El final. Vehículos alemanes destruidos o abandonados en mitad de la nada. Izquierda, el T-20 en primer plano conserva el faro original y quedó con las tapas del motor abiertas. Derecha, unos niños rusos toman el sol sobre este T-20 que quedó tirado sobre un charco de agua casi congelada.
 

SEGUNDO EPÍLOGO MODELÍSTICO

Como era de esperar habiendo centenares de miles de maquetas y otros aditivos y chucherías para ellas rodando por el mundo, se me olvidaron algunas maquetas del T-20 que podría haber incluido en la primera redacción de este artículo.

Se trata de la versión alemana Artillerie Schlepper 603(r) de Maquette y de la más reciente de Micro Scale Design (MSD). La primera está descatalogada desde hace tiempo y su fabricante feneció hace ya también algunos años. Desconozco esta maqueta, sobre todo me gustaría ver las piezas en resina que menciona la caja. En cualquier caso, no cabe esperar nada nuevo respecto al molde, que no es otro que el de AER, como ya comenté más arriba. MSD ha tomado recientemente el relevo de Maquette y en parte también de Eastern Express, no hay más que ver su catálogo. Por ello, aunque se trata de la única maqueta actual que incluye, además del tractor, el armón y el cañón de 45 mm., no vuelve a ser más que una reedición de las maquetas de AER y Maquette, pero juntas en una caja. Como novedad incluye 4 figuras de artilleros que he visto despiezados y no son nada del otro mundo.

También se me pasó, por desconocimiento, incluir las cadenas que vendía Modelkasten para el Komsomolets. Su referencia es K-23 y llevan descatalogadas desde hace tiempo. La web de Modelkasten las anuncia con esta foto de un T-20 finlandés que también desconocía.

Ha habido que esperar hasta 2013 para que alguien se lanzase al ruedo y trajese al siglo XXI este importante vehículo ruso. La irlandesa Mirror Models lanzó al mercado una versión totalmente nueva a escala 1/35, a años luz de todas las anteriores, pero con algunos errores que se podrían haber evitado fácilmente.

No hay color. Además de incluir el interior completo (motor, transmisión, puestos del artillero y conductor) y de poder mostrar abiertas las escotillas, visores y tapas del motor, la nueva maqueta de Mirror Models trae como extra en su primera edición un remolque de combustible ruso de un eje aunque quizá hubiese sido mejor incluir el armón de municiones del cañón de 45 mm. en su lugar. Contando las del remolque el total de piezas asciende a 450. La hoja de calcas es variada e incluye diferentes tipos de cruces alemanas y finesas, matrículas, símbolos tácticos e incluso tres estrellas rojas para un T-20 ruso que dudo que alguno llevase. Las opciones de montaje son dos: Modelo 1937 o Modelo 1938 inicial. La diferencia entre uno u otro modelo estriba en el montaje del mantelete de la ametralladora y en la rejilla posterior. Las cadenas son de eslabones sueltos y tienen el mismo problema que las de AER: su fragilidad. Basta una leve tensión al sacarlas del bastidor para que se partan por la mitad.

Vamos a dar un repaso breve a los problemas que presenta esta nueva maqueta de Mirror Models.

  • La rejilla trasera, visible en el Modelo 1937, sigue sin convencerme si es como la que se aprecia en las instrucciones, pues recuerda a la de AER. En realidad no se trata de una rejilla sino de una serie de dientes trapezoidales unidos entre sí.
  • Otro problema mayor es que las piezas B17 y B18 correspondientes a los bogies están moldeadas de una sola pieza y no son extensibles como sucedía en la realidad cuando el vehículo acusaba el peso. Curiosamente, este era uno de los puntos fuertes de la maqueta de AER ya que los bogies podían montarse ligeramente extendidos.
  • La opción del Modelo 1937 incluye un faro grande con protector que es una modificación exclusivamente finlandesa. También hay dos faros más pequeños para el Modelo 1938 inicial que se pueden emplear en ambos modelos, pues son los originales rusos, también usados por los alemanes, como ya se ha visto.
  • El Modelo 1937 incluye también un enganche delantero idéntico al tractor conservado en Parola. El trasero (único para ambas versiones) es igualmente una modificación finlandesa. El enganche original ruso se componía de una pieza en U con dos agujeros en sus extremos y un pasador metálico que servía de cierre.
  • La maqueta sólo trae un par de guardabarros cortados en ángulo al estilo finés. Si se quiere hacer un modelo ruso o alemán, hay que sustituir al menos la parte delantera de los mismos.
  • El diseño de los bancos no se corresponde con el acolchado del asiento y el respaldo de los reales, como puede apreciarse en multitud de fotos.

En definitiva, con todas las mejoras que aporta la maqueta de Mirror Models respecto a las anteriores a esta escala que, como ya se ha visto, eran una y la misma, parece que el fabricante se ha fiado demasiado de los ejemplares finlandeses restaurados y conservados en Parola sin advertir que con un poco más de estudio de las imágenes disponibles y las fuentes bibliográficas, especialmente rusas, hubiese logrado una maqueta además de buena, excepcional. Quizá estos errores puedan solucionarse algún día si se deciden a sacar el Modelo 1940 o bien otro fabricante les enmienda la plana.

ENLACES

  1. Entradas de Scalaria: Nuevas Fotos del T-20 Komsomolets [I] [II] [III] [IV] [V] [VI] [VII] [VIII] [IX] [X]
  2. Web de Mirror Models con fotos de la maqueta y los bastidores.

ADDENDA AGOSTO 2014

Dos nuevas maquetas de Mirror Models completan la serie iniciada el año anterior. Se trata de un ZIS-30 (SU-57 en la denominación oficial) con el camuflaje soviético documentado a finales de 1941 durante la defensa de Moscú, y de nuevo una maqueta con dos opciones para montar un T-20 Modelo 1938 final o un Modelo 1940.

El T-20 incluye los mismos bastidores de la maqueta de 2013 con los lógicos cambios en el mantelete de la ametralladora y la rejilla posterior del vehículo. Además, por lo que se puede ver en las instrucciones publicadas en la web del fabricante, incluye fotograbados para detallar principalmente las palancas y pedales del puesto de conductor. Curiosamente en dichas instrucciones se indica que también se pueden montar un Modelo 1937 y un Modelo 1938 inicial. Es decir, con esta maqueta se podría hacer cualquier modelo del tractor. Un acierto de esta edición ha sido rectificar la forme delantera de los guardabarros, que ahora se incluyen entre las piezas de los bastidores nuevos. Las opciones de pintura, todas en verde, corresponden a un vehículo soviético sin marcas, otro alemán con cruces balcánicas y otro finlandés Modelo 1938 con marcas y código.

Por su parte el ZIS-30 incluye también los mismos fotograbados y la correción de los guardabarros. El cañón ZIS-2 mejora notablemente el del molde antiguo de Maquette y otras marcas del Este, no tanto al de MiniArt en mi opinión. La guía de pintura incluye dos versiones rusas con y sin camuflaje.

ENLACES

  1. Web de Mirror Models (T-20 Komsomolets)
  2. Web de Mirror Models (ZIS-30)

ADDENDA ENERO 2016

Por vez primera un fabricante de los más importantes incluye en su catálogo una maqueta del T-20 a escala 1/35. Se trata de HobbyBoss, que acaba de editar un Modelo 1938 final. Veamos el contenido sin las instrucciones, juzgando por lo que se ve en estas fotos de la web del fabricante.

En esta primera foto faltan varios bastidores de eslabones para las cadenas y debe de faltar también al menos uno más parecido o idéntico al que aparece más arriba para completar el número total de ruedas.

  • Como ya vimos en la maqueta de Mirror Models, los eslabones individuales tienen la desventaja de la fragilidad al sacarlos de los bebederos, aunque en este caso las uniones al bastidor se han hecho por delante y por detrás, en lugar de ser laterales. Quizá eso ayude a evitar que se partan tan fácilmente.
  • Los bancos de los artilleros están moldeados de una pieza con los asientos y a simple vista estos parecen carecer del grosor real.
  • Por la ilustración de la caja y observando el bastidor de las ruedas al que antes me refería, parece que HobbyBoss representa los bogies en posición completamente plana. Justo lo contrario de lo que ocurría con la maqueta de Mirror Models, donde se montan más plegados. Ninguna de las dos maquetas permite adaptar los bogies al peso de la carga del tractor.
  • La maqueta carece de interior.
  • Un bastidor separado contiene la cabina de una pieza donde vemos las mirillas moldeadas sin la posibilidad de dejarlas abiertas. Las escotillas de conductor y ametrallador van separadas y poseen forma angulada, correctas para la versión que se representa.
  • En uno de los bastidores parece haber otras dos escotillas de forma más redondeada y dos estilos de manteletes de ametralladora. Esto y el hecho de haber moldeado la cabina separada, nos indica la futura aparición de otra maqueta para el Modelo 1940 y otra más para el ZIS-30 que la marca china anunció en su catálogo de 2014 y de las que no hemos vuelto a saber nada hasta ahora.
  • La pequeña plancha de fotograbados, típica de la casa, ayuda a mejorar el detalle. En ella vemos, entre otras piezas que desconozco, las rejillas traseras de ventilación del motor. Los cristales de los faros van en piezas separadas con dibujo grabado.

La maqueta propone dos versiones pintadas de la misma forma. Para la rusa hay tres estrellas en la hoja de calcas, aunque ya vimos que no solían pintarse. Para la versión alemana hay dos estilos de cruces balcánicas y tres códigos "WH" (Wehrmacht) que solían colocarse no donde propone HobbyBoss sino en los guardabarros delanteros y traseros.

La maqueta de HobbyBoss, comparada con la de Mirror Models, es mucho menos detallada en piezas y simplificada en algunos aspectos exteriores como los bogies, los bancos de los artilleros o la ametralladora, de la cual sólo tiene el cañón. Obviamente también resulta más fácil de montar si consideramos el número de piezas. No parece que vayamos a ver un cambio radical del molde de la marca china, sino más bien todo lo contrario en las dos maquetas que quedan por aparecer.

Sigo encontrando más fotos desconocidas para mí. Estas son las más recientes que publico en orden supuestamemte cronológico. La primera es un ZIS-30 invernal con su tripulación vestida para la ocasión. Se observan los proyectiles de 57 mm. del cañón ZIS-2. La superficie del vehículo parece cubierta de escarcha y también creo observar restos de camuflaje tricolor en algunas zonas, como en el tubo del cañón. Teóricamente debió tomarse a finales de 1941 con los alemanes a las puertas de Moscú.
Otra invernal por el estilo, pero con tripulación sin atuendo de camuflaje. Esta imagen me suena de haberla visto publicada en algún lugar que no recuerdo. Es imposible saber si el vehículo estaba camuflado. La insignia sobre el brazo izquierdo del oficial lo identifica como perteneciente al arma de artillería. Así mismo resulta interesante el gran foco colocado en el lado derecho del vehículo, justo delante de la ametralladora. Debió tomarse por la misma época que la anterior.
Un ejemplar destruido delante de un camión alemán. Probablemente fue alcanzado en la zona trasera, de ahí la posición del escudo del cañón. Sin pruebas para demostrarlo, seguramente esta foto se ha sacado de un documental de la época. Simple especulación por mi parte.
Esta imagen la encontré con el título: "Partisanos bielorrusos sobre T-20. 1943". Quién sabe, aunque la imagen no puede resultar más expresiva con las caras endurecidas de los ocupantes, el vehículo bastante zurrado saliendo de un bosque y una curiosa ametralladora con bocacha, primera que veo de esta forma. ¿Sería de pega?. A estas alturas de la guerra, los T-20 rusos se estaban convirtiendo en una reliquia.

ACTUALIZADO: Febrero 2016

©www.j-models.org